Una tradición familiar se enlaza con el presente

Recuerdo las veladas con mi madre para hacer productos naturales como le enseñó la tía abuela, monja de clausura en el Convento Franciscano de Quito: cera virgen, agua de flores, aceites esenciales, en una tradición que ha estado en la familia por más de tres generaciones. Vuelvo a la vida sus recetas para toda gente decidida a cambiar los componentes químicos por los naturales y orgánicos, que favorecen el cuidado integral de la piel. Las cremas y pomadas han tomado los nombres de las abuelas de mi familia y de sus dones para curar, cuidar y regenerar, por eso la tradición es Mágica y ahora se transforma en Ma’puma Cia. Ltda.  

 

Haz tu propio jabon con glicerina vegetal y miel de abejas

Una vez que te encuentras maravillado por las ventajas de la vida natural buscarás eliminar los productos químicos en artículos de uso diario. Sabrás ya que las trazas contaminantes de metales pesados y petróleo que contienen, pueden causar problemas graves de salud al cabo de muchos años.

Uno de los productos de más alto impacto y mayor consumo es el jabón de baño. Ha sido elaborado a través de la historia con insumos de origen animal, vegetal, y últimamente con petróleo. En el caso vegetal que proponemos, la glicerina se obtiene normalmente de aceite de coco o de ricino, cuando se separan los componentes de un jabón original que se saponifica, es decir cuando adquiere por química natural, la cualidad que buscamos de desengrasar, limpiar, y en el caso del jabón diario, restablecer el PH natural de la piel y humectarla.

Ingredientes:

  • 500 gr de glicerina vegetal
  • 2 cucharadas de miel pura de abejas

Procedimiento: Coloca la glicerina en Baño María (una cacerola dentro de otra que contiene agua y va directamente sobre el fuego). Vigila la temperatura de modo que no pase de los 80 grados como máximo y jamás llegue a hervir. No muevas mucho la mezcla para evitar burbujas de aire que puedan dañar tu delicado jabón. Cuando la glicerina se haya derretido por completo añade la miel de abejas y mezcla con cuchara de madera suavemente hasta que se diluya.

Coloca inmediatamente en moldes de silicon y deja reposar durante media hora.

Desmolda y empaqueta con film para evitar que pierda humedad o que la absorva del ambiente.

IMG_2060

 

 

¿Desinfección que protege? No uses químicos para limpiar tu hogar

Casi nunca tengo tiempo pero sí, en una ocasión vi la tele y fui testigo del consejo más peligroso para tu salud: los virus y bacterias del hogar son causantes de la próxima enfermedad de tu familia, elimínalos a todos. Faltó la otra mitad dela ecuación: y son los causantes de la salud y el bienestar de tu cuerpo.

Así es. Tanto buenos como malos, los virus y las bacterias mantienen un equilibrio dinámico sobre la piel, este órgano tan grande cómo fundamental para la vida, es a la vez el escudo de la enfermedad y la barrera que impide el caos en el microcosmos que somos.

Linn Margulis, mi autora favorita sobre biología, asegura que las bacterias, los virus, y todo tipo de microorganismos colonizaron la vida en la Tierra y somos, en esencia el resultado de su evolución. Odiamos los ácaros que viven en la almohada y eliminamos su rastro con la súper aspiradora más cara del mercado, pero también nos llevamos a sus depredadores y a los minúsculos ángeles que nos mantienen a salvo de ese caos temido. Llegará algún día, cuando venzan la batalla los seres que traen destrucción y muerte pero mientras tanto las bacterias buenas harán su trabajo tanto fuera como dentro del cuerpo.

Dicho así, no parece buena idea eliminar todas las bacterias de la piel, de los muebles, de las puertas y de cuanta superficie exista en nuestro organizado entorno. La razón es que todas las sustancias químicas usadas son un peligro para la salud, empezando por el cloro, un cancerígeno comprobado. Mata tanto las bacterias como los microorganismos eficientes que trabajan por nuestra salud.

Di no a los limpiadores químicos,  usa una combinación de vinagre y bicarbonato de sodio, emplea limón y haz este limpiador de aceites esenciales que elimina bacterias peligrosas, insectos y otros vectores, pero a la vez promueve el equilibrio de microorganismos, el justo medio, el balance dinámico de la salud humana y del ambiente.

Limpiador para baños y otros ambientes:

  • Dos tazas de alcohol
  • Una taza de agua destilada (puede ser agua de lluvia), con la que puedes preparar una infusión de tomillo y flores de lavanda con un puñado de cada planta.
  • Media taza de cáscaras de naranja secas.
  • Diez gotas de un aceite esencial limpiador como romero, lavanda, bergamota, mandarina o eucalipto. Mezcla las cáscaras de naranja con la infusión de tomillo, tapa y deja enfriar por una noche.

Al día siguiente añade la infusión al alcohol en un frasco con difusor y añade las gotas de tu aceite favorito para limpiar ambientes del hogar.

El tomillo y la naranja alejan de manera permanente arañas, hormigas, cucarachas, moscas y la mezcla con alcohol esteriliza el espacio roceado.

 

 

 

Almohadillas terapéuticas de hierbas y semillas

Es muy importante poner atención a las señales de nuestro cuerpo, especialmente expresadas como dolores y molestias que podemos aliviar con métodos naturales al aplicar una almohada de semillas, hierbas y aceites esenciales para relajar, limpiar, absorber y eliminar síntomas de angustia, ansiedad y el estrés que se manifiesta con insomnio, calambres, tensiones y agotamiento nervioso.

Las almohadillas terapéuticas aplican calor o frío sobre el área inflamada o adolorida.

Frío para aliviar dolores de cabeza, lesiones musculares recientes e inflamaciones con fiebre. Cuando comienza un problema de este tipo, la aplicación local de frío tiene repercusiones importantes sobre la misma, ya que enlentece la inflamación, el crecimiento bacteriano y la formación de materia.
El frío también tiene efectos generales sobre el organismo:
Tonifica la musculatura.
Es un estimulante general.
Disminuye la temperatura corporal. La aplicación de frío (ducha fría) ayuda a bajar la fiebre, de manera especial en los niños.

Calor, para aliviar una gran cantidad de dolencias. A continuación, los usos más comunes y sus efectos:
Dolores musculares, cervicales, lumbares, tendinitis, tortícolis, artritis, artrosis, sinusitis, bronquitis, dolores de oído, cólicos menstruales, insomnio, stress, gota, reumatismo, infecciones urinarias. Para calentar camas, cunas, toallas y ropa de bebé, es un recurso seco y seguro sin riesgos de accidentes eléctricos o quemaduras.

Vasodilatación. El calor favorece el flujo de sangre en la zona tratada. Este efecto, denominado hiperemia, tiene efecto analgésico y elimina o minimiza dolores y molestias, colabora en la nutrición de los tejidos y acelera el proceso habitual de a eliminación de toxinas del organismo.

Disminución de la presión arterial. El tratamiento de termoterapia tiene un efecto para el corazón, ya que reduce la presión sanguínea en el organismo.

Efecto sedante y relajante. Con la aplicación de calor se produce un efecto sedante y relajante. Este tratamiento es beneficioso para la relajación muscular, ya que evita o relaja el espasmo y alivia la fatiga. Este estímulo del cuerpo tiene importantes beneficios para la rehabilitación, para evitar o eliminar contracturas musculares o tratar una lesión. También alivia a personas afectadas por artrosis,  artritis o dolores articulares.

Algunas aplicaciones de almohadillas terapéuticas con calor y frío:

  • Asma: Almohadilla caliente sobre el pecho
  • Artritis: Reumatismo: Almohada caliente sobre la zona
  • Bronquitis: Almohadilla caliente sobre el pecho
  • Bursitis: Almohadilla caliente sobre el hombro
  • Cefaleas: Almohadilla fría sobre la frente o nuca
  • Cólicos: Almohadilla tibia sobre el abdomen
  • Colon Irritable: Almohadilla caliente para disminuir la inflamación
  • Congestión Nasal: Almohadilla tibia y aplicación directa
  • Contracturas: Almohadilla fría sobre la zona afectada las primeras 24 horas y luego caliente.
  • Dolor Menstrual: Almohadilla caliente en el abdomen.
  • Estrés: Almohadilla caliente en las zonas contracturadas.
  • Fibrosis Mamaria, Mastitis: Almohadilla fría sobre los senos, 3 a 6 veces de 15 a 20 minutos.
  • Hematomas: Almohadilla fría sobre la zona afectada.
  • Lesiones de espalda: Almohadilla caliente a tolerancia, varias veces al día en caso de ataque agudo y conjuntamente con reposo.
  • Lumbago: Almohadilla caliente en la zona de dolor.

¿Cómo hacer una almohadilla natural sin químicos?

Uno de los problemas actuales en la aplicación de almohadillas y parches es el uso cada vez más común de sustancias químicas que producen calor, especialmente, con acetato sódico y bolsas de plástico PVC. En su lugar, podemos hacer una almohadilla totalmente natural, segura y más saludable a largo plazo.

¿Qué necesitas?

Para elaborar tu propia almohadilla necesitas:

  • Tela de algodón
  • Semillas de cebada, trigo, lentejas, garbanzos, capulí, que transmiten un calor estable y duradero.
  • Plantas medicinales deshidratadas de lavanda, romero, caléndula, cedrón, hierba buena, hierba luisa, dependiendo de la necesidad.
  • Aceites esenciales de árbol de té, mandarina, bergamota, geranio para almohadillas dulces (dormir, relajar, desinflamar), o bien aceites de tomillo, albahaca, árbol de té (tonificar, parar lesiones febriles y lesiones musculares).

 

Loción desinfectante de aceites esenciales

bicho shungo

Toda la vida, en mi familia usamos aceites esenciales para curarnos. Los antibióticos no estaban en la lista de prioridades ya que mi madre prefirió siempre la infusión de hierbas y las gotas de romero para tratar las enfermedades propias de la niñez. Desde pequeña aprendí a usar las esencias y a destilar varias para hacer las cremas que hoy te propongo como opción orgánica.

El conocimiento sobre las plantas y sus esencias debe ser cada vez más usual para ti, no temas averiguar sobre el asunto e informarte para ofrecer a tu familia una vida más saludable.

Locíon desinfectante de eucalipto y romero para  eliminar gérmenes

Es bueno saber: por favor no uses propylen glicol en tus manos, ni en las de tus hijos. Ese gel tan común causa extrema resequedad a corto plazo y en el futuro, una posible dermatitis atópica. La mala noticia es que casi todo lo que usas a diario lo contiene, como el champú, muchas lociones y, en este caso, el terrible gel antibacterial de alcohol y petróleo que tan de moda se ha puesto, incluso entre algunas fórmulas cosmetológicas que dicen ser naturales y orgánicas. La buena noticia es que ahora hay buenos productos naturales como los de Aromaterapia Mágica,  que puedes usar e incluso hacer tú mismo.

¿Cómo elaboras la loción?

Necesitas: 

  • Aceites esenciales de eucalipto y romero.
  • Agua destilada
  • Alcohol.
  • Una botella pequeña reciclada o nueva que tenga difusor (spray).

Es bueno saber: la lluvia es agua destilada muy pura, si la recoges en un recipiente limpio tendrás una excelente calidad. Si tienes dudas puedes hervirla por un minuto para eliminar bacterias y gérmenes del recipiente dónde colectaste.

Procedimiento para 500ml

  • 450ml de agua destilada
  • 50ml de alcohol etílico
  • 12 gotas de aceite esencial de romero
  • 12 gotas de aceite esencial de eucalipto

Mezcla los ingredientes y agita con fuerza, deja reposar por 12 horas y vuelve a agitar cada vez que lo uses en las manos para desinfectarlas. La loción te puede durar seis meses.

Beneficios emocionales de tu loción

La aromaterapia también trae grandes beneficios para la salud de tus emociones y del ambiente. Por ejemplo, el romero mejora la memoria e induce a la tranquilidad. El eucalipto recupera la calidad del medio dónde te encuentres eliminando energías negativas, y restablece la salud en general. En caso de resfrío, esta loción ayudará al enfermo a recuperarse rápidamente si se la pone en las manos e inhala cada vez que necesite aspirar y limpiarse.

Captura de pantalla 2017-08-14 a las 15.33.53

 

Mágica tiene un repelente orgánico para tu bebé: seguro y natural

¿Sabías que nos compuestos químicos del repelente dañan la piel? Incluso aquellos que aseguran ser para recién nacidos. Solo estudia los ingredientes y verás si tienen una base orgánica o usan como sustrato el temido cancerígeno propylen glicol, es decir petróleo con textura de la seda de Oriente. Una base orgánica puede ser aceite de coco, manteca de cacao o cera virgen de abejas.

Nuestras cremas y pomadas prefieren la cera de las abejas de la Finca Orgánica Shungo Tola de San Miguel de Urcuquí, en Ecuador.

Una vez que aseguramos la base fundamental, elegimos aceites esenciales puros que combinaremos con almendras dulces y aguas florales de rosa y hierba luisa.

Tendremos la fórmula de las siete maravillas, loción usada en la Edad media para combatir la peste bubónica: romero, lavanda, sándalo (sustituimos por palo santo ecuatoriano) árbol de té, limocillo, geranio, citronella y rosas. En dosis mínimas pero suficientes, alejarán los molestos insectos de todo tipo, más aún los temibles zancudos causantes de grandes males.

El repelente orgánico de cera de abejas contiene esta medicina llena de minerales naturales, antioxidantes y vitaminas, que deja una película tersa e impermeable sobre la piel. Actúa incluso dentro del agua. En la piscina o en la playa, será aliado insustituible para mantener la salud de la familia.

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 0.17.10

 

 

Ten dulces sueños con este bálsamo mágico infalible

Dormir es urgente y necesario, durante las horas de sueño el cuerpo se regenera, nuestro sistema nervioso cura el estrés y nos prepara para el nuevo día. Cada vez es más difícil lograr el silencio necesario para dormir, puedes hacer este bálsamo y  conciliar el sueño.

Compartimos una receta rescatada de la web que sintetiza todos los pasos y los ingredientes de una excelente opción.

Enlace al vídeo de youtube con la receta de un bálsamo para dormir

Para hacer la versión de Aromaterapia Mágica necesitas:

  • Una taza de aceite de oliva con dilución de cannabis sátiva
  • 250 gramos de cera de abejas
  • cinco gotas de aceite esencial de romero
  • cinco gotas de aceite esencial de lavanda
  • cinco gotas de aceite esencial de palo santo
  • dos gotas de aceite esencial de mirra
  • una gota de aceite esencial de manzanilla o rosa

¿Cómo se hace?

  • Coloca el aceite y la cera de abejas en una olla pequeña de acero inoxidable para conservas, en baño maría, es decir sobre otra olla más grande con poca agua. Mezcla con cuidado hasta que se hayan disuelto los ingredientes y tengas un líquido de color dorado. Apaga el fuego y saca la base de tu bálsamo para que no continúe la cocción.
  • Si eres vegano, puedes reemplazar la cera de abejas con aceite de coco o con manteca de cacao. La dilución de cannabis sativa en aceite para masaje induce al sueño y relaja el sistema nervioso.
  • En la misma olla, mezcla con una cuchara de palo hasta que tengas la consistencia de una pomada.
  • Añade los aceites esenciales y mezcla hasta que se integren.
  • Coloca el bálsamo en botes de vidrio.
  • Una vez frío se endurecerá; usa con suaves masajes sobre las sienes, el cuello y la nuca por la noche, antes de ir a la cama.

Captura de pantalla 2017-07-01 a las 10.58.43

 

 

 

 

Por qué usar Angelina de rosas, y no seda plástica sobre tu rostro

En este momento crítico por el uso de químicos en productos de uso diario, preocupa que aún la conciencia no llegue a ver que la salud de la piel es un indicativo claro de lo que nos está pasando. Una querida amiga me pidió opinión sobre cierta crema elaborada con amor, según datos de la linda caja marquetera llena de flores.

Fui directo al grano, es decir a ver los ingredientes y constaté la realidad: no hay amor en ningún lado de la industria cosmética química. Eso que pones en tu piel solo es seda plástica con la suave textura del propylen-glycol. Quiere decir que sin petróleo no se podría hacer un compuesto similar, conté más de veinte sustancias sintetizadas incluyendo cloro y úrea, que a diario le llevas al órgano más grande de tu cuerpo amiga, cuando usas este veneno.

La mala noticia es que esa crema china o coreana de baba de no se qué, es la gran estafa que te tapará lo poros tarde o temprano causando quién sabe cuantos daños por exposición al sol. ¡Ojo con el melanoma!, y ojo con las soluciones de los médicos que recetan corticoides, raspados y cirugías como solución.

La buena noticia es que puedes cuidar tu piel con una crema de cera de abejas, como si fueras una emperatriz egipcia, según datos de Galeno. Esa crema es tan suave y blanca como la nieve, con una textura deliciosa lograda por alquimia con rosas, bálsamo del Perú, aceite de almendras dulces y bórax mineral de una laguna. Se llama Angelina y la hacía mi abuela, podrías hacerla tú misma o usar la nuestra.

Mira la lista y cuéntame si esta crema para la piel “hecha con amor” por Armonía S.A es orgánica. Abre los ojos amiga, el cuerpo de la humanidad no aguanta más.

crema química