Archivo de la categoría: Aceites esenciales

Nunca te laves el rostro con jabón, usa solo avena

En estos tiempos de limpieza extrema puede parecer curiosa y fuera de tono esta recomendación; pero efectivamente, declaro aquí que nunca me lavé el rostro con jabón hasta el día de hoy, cuando ostento ya más de medio siglo. Justamente hoy recuerdo este consejo de mi madre, y de mi abuela.

Un amigo ha usado jabón antibacterial a diario para afeitarse durante treinta años, actualmente tiene rosácea en grado extremo. Otra conocida me consulta sobre manchas blancas que han aparecido sin razón, granitos que se multiplican después de usar jabón durante años… Cómo siempre, sugiero usar avena cruda con agua tibia para lavarse el rostro si hace falta controlar brotes de acné, en lugar de usar un jabón abrasivo, y desmaquillarse con agua de rosas pura. Si aún así necesita jabón podría usar uno de glicerina de coco con miel de abejas pero nunca, repito, nunca emplee a diario un antibactericida que mata todos los ácaros de su piel, que elimina hasta la huella de las bacterias buenas empeñadas en colonizar el cutis y eliminar piel muerta.

Sí, como lee amiga o amigo, hay seres sobre la piel y una guerra a muerte entre ellos por  apropiarse del espacio vital. El jabón elimina a todos y la sequedad del rastro químico es perfecta para anidar bacterias (Staphylococcus aureus), virus (herpes simple, molusco contagioso, papilomavirus) y hongos.

La piel tiene un grado de acidez natural que permite la proliferación de microorganismos benéficos y el agua de avena les permite prosperar, va curando poco a poco la dermis en sus capas más profundas.

Otra recomendación es no usar maquillaje, solo una buena crema facial como Angelina con SPF15 durante el día. Mineraliza el rostro con la cera virgen de abejas que se adhiere al cutis sin tapar los poros y entrega aceites de geranio malva y agua de rosas, regenerando, limpiando, protegiendo el equilibrio natural, enriqueciendo cuando es necesario.

El maquillaje, desgraciadamente, es una fuente de venenos y metales pesados, de modo que aún usándolo bajo este saber, será mejor sobre una crema orgánica, garantizando al final del día una limpieza facial profunda pero no agresiva para la piel.

IMG_2060

 

 

Un shampú egipcio con miel de abejas

Uno de los descubrimientos en las tumbas egipcias del valle del Nilo ha sido la cera de las colmenas protegiendo el néctar de vida, que era la miel de abejas para los antiguos habitantes de esas tierras. Las damas reales se enterraban con sus pertenencias, cosméticos, alhajas y productos de uso personal, de ahí se conoce una fórmula de miel que se usaba para cuidar el cabello y su delicada piel: gel de sábila y papiros, miel pura de floración de girasoles, ceniza de bálsamo y mirra.

Hoy podemos elaborar un delicioso shampú de miel de abejas más sencillo, con glicerina líquida vegetal, gel de aloe vera y miel de abejas recién cosechada, entre otros ingredientes.

El ph del cuero cabelludo está entre 4 y 7, y el ph de la miel es de aproximadamente 4.  La naturaleza ligeramente ácida de la miel equilibra el cuero cabelludo y lucha contra la caspa. La miel es naturalmente antibacterial y antimicótica, por lo que el lavado con miel puede ayudar a tratar infecciones bacterianas y problemas fúngicos en general.

La miel también hidrata el cabello y, puesto que no quita los aceites naturales, el pelo estará más suave y con menos frizz.

La siguiente es una receta probada por Aromaterapia Mágica para lograr un shampú curativo y muy nutritivo para cuidar la salud de tu cabello. Necesitas algunos tensoactivos para lograr la consistencia que buscas en el shampú, además del ph adecuado.

  • Pectina de manzana: goma xantana, 10ml
  • Miel de abejas: 40ml
  • Glicerina líquida vegetal: 40ml
  • Leche de avena: 30ml
  • Gel de aloe vera: 20ml
  • Aceite de oliva: 10ml

 

En un bol de cristal coloca la leche de avena, añade aceite de oliva, miel de abejas y gel de aloe vera. Una vez que esté disuelta la mezcla, pon la goma xantana o pectina de manzana que le dará punto, más o menos líquido según tu preferencia.

Finalmente coloca la glicerina hasta que tengas la consistencia deseada en cuanto al nivel de espuma. ¡Listo! Aprovecha esta receta natural, en el blog puedes encontrar fórmulas para elaborar la glicerina de coco.

All-focus

 

 

 

 

Haz tu propio jabon corporal con glicerina vegetal y miel de abejas

Una vez que te encuentras maravillado por las ventajas de la vida natural buscarás eliminar los productos químicos en artículos de uso diario. Sabrás ya que las trazas contaminantes de metales pesados y petróleo que contienen, pueden causar problemas graves de salud al cabo de muchos años.

Uno de los productos de más alto impacto y mayor consumo es el jabón de baño. Ha sido elaborado a través de la historia con insumos de origen animal, vegetal, y últimamente con petróleo. En el caso vegetal que proponemos, la glicerina se obtiene normalmente de aceite de coco o de ricino, cuando se separan los componentes de un jabón original que se saponifica, es decir cuando adquiere por química natural, la cualidad que buscamos de desengrasar, limpiar, y en el caso del jabón diario, restablecer el PH natural de la piel y humectarla.

Ingredientes:

  • 500 gr de glicerina vegetal
  • 2 cucharadas de miel pura de abejas

Procedimiento: Coloca la glicerina en Baño María (una cacerola dentro de otra que contiene agua y va directamente sobre el fuego). Vigila la temperatura de modo que no pase de los 80 grados como máximo y jamás llegue a hervir. No muevas mucho la mezcla para evitar burbujas de aire que puedan dañar tu delicado jabón. Cuando la glicerina se haya derretido por completo añade la miel de abejas y mezcla con cuchara de madera suavemente hasta que se diluya.

Coloca inmediatamente en moldes de silicon y deja reposar durante media hora.

Desmolda y empaqueta con film para evitar que pierda humedad o que la absorva del ambiente.

IMG_2060

 

 

¿Desinfección que protege? No uses químicos para limpiar tu hogar

Casi nunca tengo tiempo pero sí, en una ocasión vi la tele y fui testigo del consejo más peligroso para tu salud: los virus y bacterias del hogar son causantes de la próxima enfermedad de tu familia, elimínalos a todos. Faltó la otra mitad dela ecuación: y son los causantes de la salud y el bienestar de tu cuerpo.

Así es. Tanto buenos como malos, los virus y las bacterias mantienen un equilibrio dinámico sobre la piel, este órgano tan grande cómo fundamental para la vida, es a la vez el escudo de la enfermedad y la barrera que impide el caos en el microcosmos que somos.

Linn Margulis, mi autora favorita sobre biología, asegura que las bacterias, los virus, y todo tipo de microorganismos colonizaron la vida en la Tierra y somos, en esencia el resultado de su evolución. Odiamos los ácaros que viven en la almohada y eliminamos su rastro con la súper aspiradora más cara del mercado, pero también nos llevamos a sus depredadores y a los minúsculos ángeles que nos mantienen a salvo de ese caos temido. Llegará algún día, cuando venzan la batalla los seres que traen destrucción y muerte pero mientras tanto las bacterias buenas harán su trabajo tanto fuera como dentro del cuerpo.

Dicho así, no parece buena idea eliminar todas las bacterias de la piel, de los muebles, de las puertas y de cuanta superficie exista en nuestro organizado entorno. La razón es que todas las sustancias químicas usadas son un peligro para la salud, empezando por el cloro, un cancerígeno comprobado. Mata tanto las bacterias como los microorganismos eficientes que trabajan por nuestra salud.

Di no a los limpiadores químicos,  usa una combinación de vinagre y bicarbonato de sodio, emplea limón y haz este limpiador de aceites esenciales que elimina bacterias peligrosas, insectos y otros vectores, pero a la vez promueve el equilibrio de microorganismos, el justo medio, el balance dinámico de la salud humana y del ambiente.

Limpiador para baños y otros ambientes:

  • Dos tazas de alcohol
  • Una taza de agua destilada (puede ser agua de lluvia), con la que puedes preparar una infusión de tomillo y flores de lavanda con un puñado de cada planta.
  • Media taza de cáscaras de naranja secas.
  • Diez gotas de un aceite esencial limpiador como romero, lavanda, bergamota, mandarina o eucalipto. Mezcla las cáscaras de naranja con la infusión de tomillo, tapa y deja enfriar por una noche.

Al día siguiente añade la infusión al alcohol en un frasco con difusor y añade las gotas de tu aceite favorito para limpiar ambientes del hogar.

El tomillo y la naranja alejan de manera permanente arañas, hormigas, cucarachas, moscas y la mezcla con alcohol esteriliza el espacio roceado.

 

 

 

Almohadillas terapéuticas de hierbas y semillas

Es muy importante poner atención a las señales de nuestro cuerpo, especialmente expresadas como dolores y molestias que podemos aliviar con métodos naturales al aplicar una almohada de semillas, hierbas y aceites esenciales para relajar, limpiar, absorber y eliminar síntomas de angustia, ansiedad y el estrés que se manifiesta con insomnio, calambres, tensiones y agotamiento nervioso.

Las almohadillas terapéuticas aplican calor o frío sobre el área inflamada o adolorida.

Frío para aliviar dolores de cabeza, lesiones musculares recientes e inflamaciones con fiebre. Cuando comienza un problema de este tipo, la aplicación local de frío tiene repercusiones importantes sobre la misma, ya que enlentece la inflamación, el crecimiento bacteriano y la formación de materia.
El frío también tiene efectos generales sobre el organismo:
Tonifica la musculatura.
Es un estimulante general.
Disminuye la temperatura corporal. La aplicación de frío (ducha fría) ayuda a bajar la fiebre, de manera especial en los niños.

Calor, para aliviar una gran cantidad de dolencias. A continuación, los usos más comunes y sus efectos:
Dolores musculares, cervicales, lumbares, tendinitis, tortícolis, artritis, artrosis, sinusitis, bronquitis, dolores de oído, cólicos menstruales, insomnio, stress, gota, reumatismo, infecciones urinarias. Para calentar camas, cunas, toallas y ropa de bebé, es un recurso seco y seguro sin riesgos de accidentes eléctricos o quemaduras.

Vasodilatación. El calor favorece el flujo de sangre en la zona tratada. Este efecto, denominado hiperemia, tiene efecto analgésico y elimina o minimiza dolores y molestias, colabora en la nutrición de los tejidos y acelera el proceso habitual de a eliminación de toxinas del organismo.

Disminución de la presión arterial. El tratamiento de termoterapia tiene un efecto para el corazón, ya que reduce la presión sanguínea en el organismo.

Efecto sedante y relajante. Con la aplicación de calor se produce un efecto sedante y relajante. Este tratamiento es beneficioso para la relajación muscular, ya que evita o relaja el espasmo y alivia la fatiga. Este estímulo del cuerpo tiene importantes beneficios para la rehabilitación, para evitar o eliminar contracturas musculares o tratar una lesión. También alivia a personas afectadas por artrosis,  artritis o dolores articulares.

Algunas aplicaciones de almohadillas terapéuticas con calor y frío:

  • Asma: Almohadilla caliente sobre el pecho
  • Artritis: Reumatismo: Almohada caliente sobre la zona
  • Bronquitis: Almohadilla caliente sobre el pecho
  • Bursitis: Almohadilla caliente sobre el hombro
  • Cefaleas: Almohadilla fría sobre la frente o nuca
  • Cólicos: Almohadilla tibia sobre el abdomen
  • Colon Irritable: Almohadilla caliente para disminuir la inflamación
  • Congestión Nasal: Almohadilla tibia y aplicación directa
  • Contracturas: Almohadilla fría sobre la zona afectada las primeras 24 horas y luego caliente.
  • Dolor Menstrual: Almohadilla caliente en el abdomen.
  • Estrés: Almohadilla caliente en las zonas contracturadas.
  • Fibrosis Mamaria, Mastitis: Almohadilla fría sobre los senos, 3 a 6 veces de 15 a 20 minutos.
  • Hematomas: Almohadilla fría sobre la zona afectada.
  • Lesiones de espalda: Almohadilla caliente a tolerancia, varias veces al día en caso de ataque agudo y conjuntamente con reposo.
  • Lumbago: Almohadilla caliente en la zona de dolor.

¿Cómo hacer una almohadilla natural sin químicos?

Uno de los problemas actuales en la aplicación de almohadillas y parches es el uso cada vez más común de sustancias químicas que producen calor, especialmente, con acetato sódico y bolsas de plástico PVC. En su lugar, podemos hacer una almohadilla totalmente natural, segura y más saludable a largo plazo.

¿Qué necesitas?

Para elaborar tu propia almohadilla necesitas:

  • Tela de algodón
  • Semillas de cebada, trigo, lentejas, garbanzos, capulí, que transmiten un calor estable y duradero.
  • Plantas medicinales deshidratadas de lavanda, romero, caléndula, cedrón, hierba buena, hierba luisa, dependiendo de la necesidad.
  • Aceites esenciales de árbol de té, mandarina, bergamota, geranio para almohadillas dulces (dormir, relajar, desinflamar), o bien aceites de tomillo, albahaca, árbol de té (tonificar, parar lesiones febriles y lesiones musculares).

 

Mágica tiene un repelente orgánico para tu bebé: seguro y natural

¿Sabías que nos compuestos químicos del repelente dañan la piel? Incluso aquellos que aseguran ser para recién nacidos. Solo estudia los ingredientes y verás si tienen una base orgánica o usan como sustrato el temido cancerígeno propylen glicol, es decir petróleo con textura de la seda de Oriente. Una base orgánica puede ser aceite de coco, manteca de cacao o cera virgen de abejas.

Nuestras cremas y pomadas prefieren la cera de las abejas de la Finca Orgánica Shungo Tola de San Miguel de Urcuquí, en Ecuador.

Una vez que aseguramos la base fundamental, elegimos aceites esenciales puros que combinaremos con almendras dulces y aguas florales de rosa y hierba luisa.

Tendremos la fórmula de las siete maravillas, loción usada en la Edad media para combatir la peste bubónica: romero, lavanda, sándalo (sustituimos por palo santo ecuatoriano) árbol de té, limocillo, geranio, citronella y rosas. En dosis mínimas pero suficientes, alejarán los molestos insectos de todo tipo, más aún los temibles zancudos causantes de grandes males.

El repelente orgánico de cera de abejas contiene esta medicina llena de minerales naturales, antioxidantes y vitaminas, que deja una película tersa e impermeable sobre la piel. Actúa incluso dentro del agua. En la piscina o en la playa, será aliado insustituible para mantener la salud de la familia.

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 0.17.10

 

 

Ten dulces sueños con este bálsamo mágico infalible

Dormir es urgente y necesario, durante las horas de sueño el cuerpo se regenera, nuestro sistema nervioso cura el estrés y nos prepara para el nuevo día. Cada vez es más difícil lograr el silencio necesario para dormir, puedes hacer este bálsamo y  conciliar el sueño.

Compartimos una receta rescatada de la web que sintetiza todos los pasos y los ingredientes de una excelente opción.

Enlace al vídeo de youtube con la receta de un bálsamo para dormir

Para hacer la versión de Aromaterapia Mágica necesitas:

  • Una taza de aceite de oliva con dilución de cannabis sátiva
  • 250 gramos de cera de abejas
  • cinco gotas de aceite esencial de romero
  • cinco gotas de aceite esencial de lavanda
  • cinco gotas de aceite esencial de palo santo
  • dos gotas de aceite esencial de mirra
  • una gota de aceite esencial de manzanilla o rosa

¿Cómo se hace?

  • Coloca el aceite y la cera de abejas en una olla pequeña de acero inoxidable para conservas, en baño maría, es decir sobre otra olla más grande con poca agua. Mezcla con cuidado hasta que se hayan disuelto los ingredientes y tengas un líquido de color dorado. Apaga el fuego y saca la base de tu bálsamo para que no continúe la cocción.
  • Si eres vegano, puedes reemplazar la cera de abejas con aceite de coco o con manteca de cacao. La dilución de cannabis sativa en aceite para masaje induce al sueño y relaja el sistema nervioso.
  • En la misma olla, mezcla con una cuchara de palo hasta que tengas la consistencia de una pomada.
  • Añade los aceites esenciales y mezcla hasta que se integren.
  • Coloca el bálsamo en botes de vidrio.
  • Una vez frío se endurecerá; usa con suaves masajes sobre las sienes, el cuello y la nuca por la noche, antes de ir a la cama.

Captura de pantalla 2017-07-01 a las 10.58.43