Archivo de la categoría: Crema de geranio malva

Nunca te laves el rostro con jabón, usa solo avena

En estos tiempos de limpieza extrema puede parecer curiosa y fuera de tono esta recomendación; pero efectivamente, declaro aquí que nunca me lavé el rostro con jabón hasta el día de hoy, cuando ostento ya más de medio siglo. Justamente hoy recuerdo este consejo de mi madre, y de mi abuela.

Un amigo ha usado jabón antibacterial a diario para afeitarse durante treinta años, actualmente tiene rosácea en grado extremo. Otra conocida me consulta sobre manchas blancas que han aparecido sin razón, granitos que se multiplican después de usar jabón durante años… Cómo siempre, sugiero usar avena cruda con agua tibia para lavarse el rostro si hace falta controlar brotes de acné, en lugar de usar un jabón abrasivo, y desmaquillarse con agua de rosas pura. Si aún así necesita jabón podría usar uno de glicerina de coco con miel de abejas pero nunca, repito, nunca emplee a diario un antibactericida que mata todos los ácaros de su piel, que elimina hasta la huella de las bacterias buenas empeñadas en colonizar el cutis y eliminar piel muerta.

Sí, como lee amiga o amigo, hay seres sobre la piel y una guerra a muerte entre ellos por  apropiarse del espacio vital. El jabón elimina a todos y la sequedad del rastro químico es perfecta para anidar bacterias (Staphylococcus aureus), virus (herpes simple, molusco contagioso, papilomavirus) y hongos.

La piel tiene un grado de acidez natural que permite la proliferación de microorganismos benéficos y el agua de avena les permite prosperar, va curando poco a poco la dermis en sus capas más profundas.

Otra recomendación es no usar maquillaje, solo una buena crema facial como Angelina con SPF15 durante el día. Mineraliza el rostro con la cera virgen de abejas que se adhiere al cutis sin tapar los poros y entrega aceites de geranio malva y agua de rosas, regenerando, limpiando, protegiendo el equilibrio natural, enriqueciendo cuando es necesario.

El maquillaje, desgraciadamente, es una fuente de venenos y metales pesados, de modo que aún usándolo bajo este saber, será mejor sobre una crema orgánica, garantizando al final del día una limpieza facial profunda pero no agresiva para la piel.

IMG_2060

 

 

Nuestra crema de rosas te encantará

el-agua-de-rosas-cura-tus-emocionesLa rosa es uno de los remedios más antiguos para la piel porque tiene vitaminas A, B, C, D, E, flavonoides y antioxidantes.

  • El tónico te ayudará a limpiar el rostro profundamente mientras lo suaviza.
  • Los aceites naturales que se encuentran en las rosas son ideales para humectar totalmente el cutis, brindándole una sensación suave y tersa. El aceite de rosa es ideal para aquellas personas que tienen una piel sensible.
  • Al ser una fuente rica en vitamina C, los pétalos de rosa actúan como un protector solar.
  • Sus propiedades antibacteriales  la convierten en una gran aliada para combatir el acné. También se utiliza para curar enfermedades de la piel como el eccema y la psoriasis.

Imagina estas ventajas en una crema de cera virgen de abejas, libre de químicos y petróleo. Así es Angelina, la mejor crema de rosas que tu piel agradecerá para mantenerla suave e hidratada. Una pequeña cantidad será suficiente para que la delicada textura y el delicioso aroma te acompañen todo el día, y te llenen de energía y vitalidad.

¡Recuerda que las rosas también curan tus emociones!

Los secretos de Angelina, la crema de mi abuela con cera virgen de abejas

Angelina alta

No tuve la suerte de conocer a mi abuela Angelina Varela pero supe de sus consejos por mi madre, y también de sus recetas para el cuidado de la piel. Era usual usar la cera de abejas en distintas proporciones para lograr efectos curativos precisos. La magia de alquimia se lograba en una combinación de temperatura y formas de batir los ingredientes más puros en combinación con agua de rosas, siempre destilada en un alambique casero. La cera virgen de las abejas es en si misma un gran emulsionante combinada con una resina amazónica conocida como “bálsamo del Perú” en proporciones mínimas, a ello se añade una combinación de aceites esenciales puros, especialmente geranio, de propiedades calmantes y curativas para la piel.

Angelina es una mezcla especial de aceite esencial de geranio malva, agua de rosas, aceite de almendras dulces, resina de bálsamo y cera virgen de abejas que se combinan para mantener humectada la delicada piel del rostro, hasta el contorno de ojos, durante todo el día.

La fórmula de Angelina fue entregada por mi madre de modo práctico en la mesa de la cocina familiar, al mezclar los ingredientes dentro de una olla de barro curado, donde se hacía la preparación en baño maría durante diez minutos con una cuchara de palo larga y delgada.

Luego se retiraba del fuego hasta que la temperatura era adecuada para batir, durante horas, los delicados compuestos orgánicos y blanquear la crema hasta lograr la consistencia perfecta, el aroma más delicado, la textura suave y floral.

Aún hoy conservamos y seguimos los secretos de la abuela para hacer esta deliciosa crema facial diaria para toda la familia, con bloqueador solar SPF15, pantalla de la cera de abejas en las colmenas totalmente natural, que protege de manchas, evita alergias y granitos causados por los químicos que tapan los poros expuestos a los compuestos de petróleo en la piel (vaselina, propylen glicol, parabenos, conservantes, colorantes, ácidos).

El mejor secreto de Angelina es el uso de ingredientes totalmente orgánicos, que cubren suavemente el rostro y lo mantienen hidratado gracias a la maravillosa cera de las abejas, que protegerá nuestra delicada piel por muchos años.

 

 

 

 

 

Las abuelas y su piel maravillosa

Mi bella madre, Martha Elvira, vivió hasta los 81 años y tuvo una piel maravillosa, al igual que mi tía Carmelita y la abuela Angelina. Desde bebés usaron cremas y pomadas de cera virgen de abejas, agua de rosas y geranio malva en distintas proporciones. Por ejemplo, no es igual una crema facial que una pomada para el bebé. La primera tiene mucha agua floral, se deshace sobre la piel y la impregna de la suave capa orgánica de la cera. Es humectante, hidrata el rostro que se nutre del aceite esencial de geranio malva. La pomada en cambio tiene muy poca agua, casi es pura cera de abejas y se acerca mucho a la fórmula del Cerato de Galeno, aquel famoso médico que curaba todos los males de la piel con cera virgen, allá en el siglo XII de nuestra era. “Todo es cuestión de proporciones cuando los ingredientes son puros”, aseguraba en un tratado de medicina que bien vale la pena consultar.

Así pues, con una sola crema, las abuelas tenían una piel maravillosa. No necesitaban un demaquillante fuera de la misma crema esparcida sobre el rostro y luego retirada con un paño, toallita o pañuelo. No había crema para el contorno de ojos,  una de día y otra de noche, un bloqueador solar más allá del filtro SPF15 de la versátil cera. No usaban otro tónico que el agua de rosas y en última instancia el agua de lluvia, la mejor  y destilada al %100 desde el mismo cielo, además totalmente gratuita.

Las abuelas sabían y hacían con sus manos una mascarilla de agua de lluvia o agua de rosas y avena como exfoliante, nos ponían de bebés solo la pomada mágica para curar todo mal, desde salpullidos y granitos hasta la dermatitis del pañal. Nos lavaban la carita con agua destilada, es decir… la que envía el Gran Espíritu. Así eran y por eso las debemos recordar más a menudo y confiar en la más anciana, seguramente conocía mágicos secretos orgánicos que podemos aprender.

Captura de pantalla 2016-07-01 a las 0.17.10

Prepara un tónico de geranio, a tu piel le encantará

En general, el geranio es tónico, astringente (sin efecto secador), antiséptico, cicatrizante, analgésico, repelente de insectos, diurético, estimulante de la corteza suprarrenal, se aprecia especialmente como equilibrante hormonal. Es antidepresivo, combate la ansiedad y la depresión nerviosa, imagina lo que le hace a tu piel.

En esta preparación usaremos de preferencia uno de dos tipos de geranio: pelargonium graveolenns (geranio común) o pelargonium asperum (geranio egipcio), de aroma delicioso que nos recuerda a la rosa. Durante muchos años se usó como sustituto de esta en perfumes y cosméticos. No solo por el aroma sino por sus cualidades.

Has con tus propias manos un tónico para la piel con geranio malva oloroso. Puedes sustituir el tipo de geranio por cualquier otro añadiendo el doble de hojas. No se usan las flores.

Recolecta hojas para llenar una taza de té.
Recolecta dos tazas de agua de lluvia. Hierve el agua durante cinco minutos. El agua destilada te puede durar seis meses en el ambiente sin contaminarse y un año como ingrediente de un tónico, en refrigeración. El agua de lluvia es agua destilada 100% pura.

Hazlo así:

Coloca las hojas sobre una parrilla dentro de la olla para que se cuezan al vapor y dejen su esencia en las dos tazas de agua.
La olla deberá estar bien tapada y a fuego muy bajo desde que hierva.
Hierve el agua por veinte minutos y deja reposar hasta que enfríe.
Guarda en el refrigerador por una noche.

Al día siguiente coloca el tónico en una botella de spray (puedes conseguirla en un almacén de envases de tu localidad).

Usa el tónico en la piel de tu rostro cuando necesites refrescarte.

Después de seis meses si te queda agua floral, que no es probable, colócala en una botella de 240ml con cuatro gotas de alcohol y empléala como tónico para el cuerpo, hasta por un año.

A continuación la imagen del geranio egipcio que tengo en el invernadero y me regala un delicioso aroma. En aromaterapia su fragancia induce un estado de calma,  limpia el ambiente y lo energetiza.

IMG_0476

Las virtudes del geranio malva

Hay muchas variedades y tipos de plantas de geranio. Aquella que normalmente se usa como ornamental pertenece a la especie pelargonium y es distinta a su pariente pelargonium graveolens empleada como ingrediente en fórmulas de aromaterapia.

Esta variedad de geranio se conoce como geranio rosa, geranio de olor, malva silvestre y pelargonium rosa perfumado; tiene muchas propiedades terapéuticas como regulador hormonal por lo cual se ha usado para calmar los efectos de síntomas premenstruales y vinculados con la menopausia. También se reconoce su acción como un estimulante del sistema linfático que promueve la desintoxicación y limpieza corporal. Su aroma tiene un efecto calmante sobre la ansiedad y el estrés.

El geranio malva, como se lo conoce en Ecuador, produce un aceite esencial de gran calidad por destilación de hojas y flores y se emplea como nota media en las fórmulas dermatológicas de Aromaterapia Mágica. @

Imagen

Combinación de aguas florales y cera virgen, la clave para la humectación de la piel

La cera virgen de abejas es un compuesto rico en vitaminas, minerales y antioxidantes. En una composición especialmente cuidada se une al agua floral y crea una capa protectora que cuida la piel de los agentes externos que pueden dañarla y oxidarla. Por sus características particulares, la cera virgen permite retener la humedad natural y a la vez aporta la de las flores que se han destilado hasta obtener su esencia. @

Captura de pantalla 2014-09-25 a la(s) 21.38.48