Archivo de la categoría: Venenos de la industria.

Por qué usar Angelina de rosas, y no seda plástica sobre tu rostro

En este momento crítico por el uso de químicos en productos de uso diario, preocupa que aún la conciencia no llegue a ver que la salud de la piel es un indicativo claro de lo que nos está pasando. Una querida amiga me pidió opinión sobre cierta crema elaborada con amor, según datos de la linda caja marquetera llena de flores.

Fui directo al grano, es decir a ver los ingredientes y constaté la realidad: no hay amor en ningún lado de la industria cosmética química. Eso que pones en tu piel solo es seda plástica con la suave textura del propylen-glycol. Quiere decir que sin petróleo no se podría hacer un compuesto similar, conté más de veinte sustancias sintetizadas incluyendo cloro y úrea, que a diario le llevas al órgano más grande de tu cuerpo amiga, cuando usas este veneno.

La mala noticia es que esa crema china o coreana de baba de no se qué, es la gran estafa que te tapará lo poros tarde o temprano causando quién sabe cuantos daños por exposición al sol. ¡Ojo con el melanoma!, y ojo con las soluciones de los médicos que recetan corticoides, raspados y cirugías como solución.

La buena noticia es que puedes cuidar tu piel con una crema de cera de abejas, como si fueras una emperatriz egipcia, según datos de Galeno. Esa crema es tan suave y blanca como la nieve, con una textura deliciosa lograda por alquimia con rosas, bálsamo del Perú, aceite de almendras dulces y bórax mineral de una laguna. Se llama Angelina y la hacía mi abuela, podrías hacerla tú misma o usar la nuestra.

Mira la lista y cuéntame si esta crema para la piel “hecha con amor” por Armonía S.A es orgánica. Abre los ojos amiga, el cuerpo de la humanidad no aguanta más.

crema química

 

Por favor, no más químicos en la piel de tu bebé

Veneno lento en los productos para el bebé.

Los bebés y los niños pequeños tienen un sistema inmunológico muy delicado que requiere mayor cuidado a fin de funcionar correctamente. Por lo tanto, si usted continuamente expone a su hijo a las toxinas a través del baño usando productos de marcas como Johnson & Johnson, lo está sometiendo a los efectos nocivos de los ingredientes tóxicos que pueden desencadenar enfermedades crónicas, enfermedades autoinmunes y la mala salud en el largo plazo.

Lo peor de todo es que estos productos industriales para el bebé afectan su sistema inmunológico  de la peor manera posible. Aparte de irritar la piel suave de los bebés, estos productos conducen a respuestas inmunitarias intensas, dejando el sistema inmune debilitado y susceptible de ser afectado por otros patógenos y enfermedades.

¿Los bebés nacen con sensibilidad química?

El contacto con madres y bebés nos ha mostrado que muchos, casi todos en realidad tienen problemas dermatológicos como alergias, dermatitis atópica, excemas y diversas alteraciones en la piel, ese órgano que nos aisla y a la vez nos conecta con lo que está más allá de nosotros.

Estamos seguros de que las personas actualmente desarrollamos desde el nacimiento y por traspaso de los padres, una sensibilidad química en la piel que nos deja indefensos frente al bombardeo de la industria con pequeñas dosis de todo tipo de componentes “permitidos” por la lista INCI, aprobada para las empresas que elaboran productos de uso diario, pero no para la gente que los usa.

Así pues, shampoo, cremas, pasta dental, talcos, sprays anti-ácaros, desinfectantes, jabones, lociones, repelentes, y un largo etcétera, tienen microdosis de todo tipo de plásticos “como la seda”, disrruptores hormonales, parabenos que se alojan en las mamas, conservantes y ácidos.

Al parecer los bebés dicen ¡basta!  y los padres deberían escuchar. Muchos ya no toleran ni un solo miligramo más de veneno y tienen razón. Les asiste el derecho de manifestarse. Cómo es posible que prácticamente todos los papás y mamás urbanos tengan un dermatólogo de cabecera que receta y receta más de lo mismo, es decir químicos sintetizados en laboratorio, vitaminas en polvo y medicamentos de la industria farmacéutica.

La pregunta obvia es, ¿hay algún otro camino que no sea volver a la vida natural y orgánica?

Hace apenas cien años las personas fabricábamos nuestro propio jabón, hacíamos repelentes, cremas y pomadas de todo tipo, sabíamos cuidarnos en familia y éramos solidarios con las necesidades de los demás en relación a la salud. Cierto es que la familia actual vive de otra manera y prácticamente todas las mujeres y hombres trabajamos desde muy jóvenes hasta bien avanzada edad. Así pues, la vida moderna se impone pero las necesidades humanas de sobrevivencia de la especie también, y anuncian el peligro a través de la enfermedad de la piel, en este caso.

Muy sencillo como decir ni un día más puede resultar, en medio de la vida moderna, tomar la decisión de dejar los químicos de uso diario y cambiarse a un estilo de vida orgánico. Las nuevas generaciones no solamente lo agradecerán sino que crecerán sanas para enfrentar los enormes desafíos del futuro.

Recomendamos sinceramente usar cremas y pomadas de cera virgen de abejas que no contienen otros aglutinantes, conservantes y colorantes que ella misma. Recuerde el lector que este milagro orgánico puede resistir el paso de los años, a veces miles sin dañar su composición química; y recuerde también, por favor, que las abejas se encuentran entre las especies condenadas a la sexta extinción masiva del planeta dentro de la cual también está la humanidad si no cambia el rumbo.

No son buenas noticias desgraciadamente, pero hay excelentes a la vuelta de la esquina orgánica. Niños que superan poco a poco el autismo comiendo sin químicos en los alimentos, bebés que se curan de todas las alergias con un estilo de vida natural y  orgánico, personas que cuidan de otras con buenos consejos en lugar de nuevos productos de la industria; también hay cada vez más productores orgánicos responsables que apoyan esta transición hacia una era sin químicos. Ese tiempo se ve llegar con estos nuevos bebés sanos, que se resisten a tomar más dosis de derivados del petróleo en la piel, ese órgano que dice ¡basta! y se comunica con quienes pueden escuchar.

 

Pomada regeneradora de la piel, cómo actúa para favorecer tu salud

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y al igual que otros, se regenera constantemente de manera que cada 21 días vuelve a tener nuevas células que podemos estimular con algunas acciones diarias, por ejemplo, evitando la exposición a los factores externos de contaminación ambiental.

Estos son muchos y muy variados, están presentes en los productos que contienen elementos químicos sintetizados ingeridos a diario por los poros como las nanopartículas de plástico a través del cuero cabelludo, los labios, el rostro y el resto del cuerpo. Otro aspecto esencial tiene que ver con la alimentación que debe ser rica en minerales y vitaminas, es decir completamente orgánica y libre de fumigaciones. Luego, es importante evitar la exposición prolongada al sol, pero reconociendo que es necesaria todos los días pues solamente de esta manera se obtendrá vitamina D y antioxidantes necesarios para la salud. Se ha reconocido que los bloqueadores aumentan el riesgo de contraer un cáncer temido y grave, como es el melanoma de piel.

Finalmente, la regeneración de las células madre de la epidermis se puede favorecer con un ungüento de cera virgen de abejas que protege las capas externas y también las más profundas en combinación con aceites esenciales naturales y orgánicos.

Una pomada de múltiples aplicaciones, que cura todo, que hasta con el aroma sana las manos agrietadas, las quemaduras solares pero también actúa sobre las escaras, los brotes de alergia o descamaciones que a veces ocurren por la contaminación química a la que estamos sometidos y que alivia la mayoría de los síntomas de problemas cutáneos. Así es la pomada de mi madre Martha Elvira, una crema de cera de abejas que preserva la calidad de dos ingredientes esenciales para reconstituir la piel: la sangre de drago, antiguo arbusto medicinal de la Amazonía ecuatoriana que no falta en los ungüentos y pócimas para tratar problemas externos de la dermis e internos del intestino y del estómago con reconocido éxito; y el propóleo que desinfecta, limpia y protege al cuerpo de nuevas infecciones, aliviando el dolor y la irritación.

Estos dos ingredientes en combinación cubren la piel y favorecen su regeneración en pocos días. El buen sueño durante ocho horas diarias, la alimentación natural y un estilo de vida sano harán el resto. Es muy recomendable que al escoger una pomada regeneradora de la piel se constate que todos sus ingredientes puedan ser ingeridos sin causar daños internos o externos, solo la bio-cosmética elabora este tipo de remedios. Recuerda, si se lo puedes comer, te lo puede poner, revisa los componentes de tus cremas y pomadas para ver si cumplen con este requisito indispensable.

 

 

MARTHA ELVIRA WEB

 

Dejemos de usar petróleo en la piel

PARAFFINUM LIQUIDUM / ACEITES Y CERAS MINERALES 
En muchísimos cosméticos el ingredientes principal (la fase oleosa) es aceite mineral en lugar de aceite vegetal. A la industria cosmética el aceite mineral le sale baratísimo, incluso es la base de muchas cremas y aceites para bebes (¡!!!) usados desde hace décadas y también de la vaselina. Se obtiene del petróleo igual que la cera de velas o el betún, por ejemplo. Inmediatamente después de aplicarla en la piel, esta parece fresca y perfecta, pero el aceite mineral tapa los poros, impide que la piel respire, la reseca y acelera el desarrollo de arrugas. Algunas de las parafinas se concentran con el tiempo en hígado, riñones y ganglios linfáticos. Hay que estar consciente de que barras y bálsamos de labios también pueden estar producidos a base de aceites minerales, un producto del cual uno va ingiriendo sin querer cantidades pequeñas, pero diarias, que se acumulan con los años en el organismo.
Otros productos obtenidos del petróleo son Petrolatum, Ceresin y Ozokerite: tienen una consistencia sedosa y muy fina, crean un tacto muy suave en la piel, pero a la vez la cubren con un film que bloquea sus funciones naturales, la eliminación de toxinas y la “respiración”. El “PVP / VA Copolímero (INCI:PVP / VA Copolymer)” es otro ingrediente proveniente de la materia prima petróleo. Se usa en cosmética para el cabello como por ejemplo en las lacas. Contiene Benzol que afecta al hemograma. Particulas de esta sustancia podrían provocar que se sienten cuerpos extraños en los pulmones. Tome nota de los nombres en Nomenclatura INCI que encontramos en las etiquetas para este tipo de sustancias: Paraffinum liquidum, Paraffin, Microcristalline Wax, Petrolatum, Mineral Oil, Ozokerite, Ceresin, PVP / VA Copolymer, Hydrogenated Polyisobutene, C13-14 Isoparaffin, Quaternium-7, -15 , 22,-31, -60, 80 etc, Vaseline, etc.

Captura de pantalla 2014-10-24 a la(s) 18.22.20

 

La vuelta a lo natural: se reconoce la importancia de eliminar los químicos del contacto con la piel.

Captura de pantalla 2015-04-18 a la(s) 22.34.46

Revista National Geographic, 18 de abril de 2015
El regreso a la naturaleza es una tendencia que se extiende poco a poco a todos los ámbitos de nuestra vida diaria. Los alimentos producidos en lo posible sin químicos son tan populares como las alternativas naturales para el tratamiento de enfermedades. Así, los tratamientos de belleza no son ajenos a estos nuevos tiempos, sino más bien todo lo contrario.

Los conceptos ecología y sostenibilidad ganan también cada vez más importancia en el sector de los cosméticos, según afirma Martin Ruppmann, de la organización alemana de fabricantes de cosméticos VKE.

La cosmética “verde” dejó hace ya tiempo de ser un nicho de mercado y sus ventas crecen año tras año a nivel mundial. Las razones de su éxito son obvias: Se trata de no cuidar la piel con productos químicos, y por eso los fabricantes recurren al “sin”, es decir, ensalzan más bien todo lo que no contienen sus productos. En definitiva, sustancias conservantes y aromatizantes que pueden depositarse en el cuerpo, materias primas derivadas del petróleo, así como emulsionantes sospechosos de secar y debilitar la piel.

Sin embargo, no hay ninguna prescripción legal acerca de cuánto de estos ingredientes vegetales puede contener una crema o loción. Y además “cosmética natural” no es ningún concepto protegido, según afirma Uta Schlossberger, dermatóloga. “Por ello, hay productos que llevan el adjetivo natural en el nombre, pero contienen aromas y conservadores y, por el contrario, apenas llevan ingredientes vegetales”, indica. En su opinión, se trata de algo peligroso: “Sobre todo los conservadores y aromas pueden generar violentas reacciones, como por ejemplo eccemas (daño cutáneo)”.

Los componentes vegetales son considerados especialmente efectivos a la hora de proteger la piel del estrés medioambiental. La razón: Muchas plantas han desarrollado mecanismos de protección contra los radicales libres, bacterias o rayos de sol.

Lo que realmente significa “sin químicos”.

¿Por qué nos afecta el uso de químicos “seguros” en los productos de uso diario? Precisamente porque una pequeña dosis se añade a nuestro cuerpo cada día en el shampoo, desodorante, loción de afeitar, cremas faciales y corporales, alimentos, en fin… El problema es que acumulamos en nuestro cuerpo dosis que pueden llegar a ser causa de enfermedades.
Las cremas y pomadas de “Aromaterapia Mágica” han sido exoneradas del INCI, la lista “autorizada” de compuestos químicos en productos cosméticos, más o menos cuatro mil ingredientes; quiere decir que no existe ni un solo derivado del petróleo o componente sintetizado en su elaboración.

Se siente bien saber que contribuimos al bienestar de la gente, de esa manera un producto es un servicio para el bien común. Miren el vídeo…